Nuestros alimentos

Alimentos El Caldero se centra en la elaboración de alimentos de calidad y naturales, realizados a base de ingredientes de origen vegetal, condimentados de forma natural y sin agregado de ningún tipo de colorantes, saborizantes o conservantes artificiales. Esto los convierte en alimentos sanos, seguros, equilibrados, sin excesos y ricos en antioxidantes naturales.

Desde el punto de vista nutricional, a diferencia de lo que podemos esperar de cualquier fiambre, queso, embutido o snack, todos los alimentos se caracterizan por su alto aporte de proteína de origen vegetal, fibra soluble e insoluble, ácidos grasos insaturados, vitaminas, minerales y antioxidantes, también por su bajo aporte de grasas saturadas y sodio y por ser libre de colesterol y grasas trans.

Todas estas características los convierten en productos aptos y recomendados para la población en general con el fin de promover la salud, prevenir o tratar patologías como diabetes, hipertensión arterial o colesterol elevado, ampliando la gama de alimentos.

La alimentación se encuentra íntimamente ligada con la salud y la prevención de enfermedades. Estudios epidemiológicos demuestran que una dieta basada en frutas, verduras, granos enteros y proteínas de origen vegetal, con bajo consumo de carne y productos procesados, tiene efectos benéficos a la salud y se relaciona con la longevidad.

La incorporación de alimentos de origen vegetal con un bajo contenido en grasas totales y colesterol pero alto en fibras y ácidos grasos insaturados disminuye el riesgo de padecer enfermedades crónicas no transmisibles.

El aumento del consumo de fibra mejora el control de la concentración sanguínea de glucosa, disminuye los requerimientos de insulina, enlentece la absorción de la glucosa, disminuye los niveles de colesterol y triglicéridos séricos, controla el peso corporal y reduce la tensión arterial.

El alto consumo de ácidos grasos insaturados (omega 3 y omega 6) característico de los alimentos de origen vegetal favorece la disminución del peso corporal y el riesgo cardiovascular, al disminuir la presión arterial y triglicéridos plasmáticos, ejerciendo también efectos antiinflamatorios, relajación de los vasos sanguíneos y disminución de la insulino resistencia. Se conoce que por el contrario, las dietas con alto contenido de grasa saturada se relacionan fuertemente con la obesidad, intolerancia a la glucosa y aumento de la resistencia a la insulina.

La disminución en el consumo de carnes rojas, principalmente procesadas, de grasas saturadas, de grasas trans, así como estimular el consumo de cereales integrales, frutos secos, semillas oleaginosas, frutas y vegetales, genera un gran impacto en una disminución de la morbi-mortalidad cardiovascular y general.

Ser conscientes a la hora de elegir qué alimentos consumir y contar con la información para ello es fundamental para vivir en la salud.

Licenciada en Nutrición Aniha González